Vacaciones, ¡no quiero irme!

Solo faltan 24 horas para iniciar las ansiadas vacaciones y como cada año, las sensaciones son contradictorias.

Como voy a poder parar durante unos larguísimos 15 días, nadie podrá hacer mi trabajo, nada saldrá bien, nadie se ocupara de los problemas y todo serán complicaciones a mi regreso.

Con esa sensación, es difícil relajarse adecuadamente y obtener la famosa “desconexión” ¿verdad?

Pero como cada año, a mi regreso de las vacaciones, me doy cuenta que las cosas no solo han salido correctamente y los problemas se han solucionado adecuadamente sino que la empresa parece que tiene un ritmo diferente, mejor, más controlada.

Y aunque me esfuerzo durante los primeros días para reintegrarme a mis funciones, me cuesta una barbaridad, puesto que todo está bajo control y mi gestión no parece tan necesaria como antes de mis vacaciones.

¿Entonces qué ha pasado, como ha podido suceder que sin mi las cosas hayan funcionado igual o mejor?.

Pues, sencillamente no ha pasado nada, como cada año, las vacaciones nos devuelven a nuestra autentica dimensión, somos una pieza importante del engranaje, somos necesarios, somos validos y apreciados pero afortunadamente no somos el engranaje, afortunadamente la empresa es la suma de cada uno de nosotros y es tan buena como el total de sus componentes y el resultado final siempre supera nuestras cualidades personales.

Por lo tanto, lo mejor es que me vaya de vacaciones y que intente desconectar puesto que todo estará en las mejores manos, ¡seguro!

Si, mejor me voy de vacaciones, creo que la empresa me lo agradecerá.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *